Archivo de la etiqueta: Buckminster Fuller

Una excusa para reflexionar: El Dymaxion

Dymaxion

Hoy voy a ser un poco heterodoxo (solo un poquito…) y no voy a hablar BIM, si no de automóviles.

El 9 de septiembre de 2010 asistí a la inauguración en Madrid de la exposición Bucky Fuller & Spaceship Earth, organizada por Ivory Press y comisariada por Norman Foster. Guardo magníficos recuerdos de la exposición, la breve charla con mi paisana Lady Foster, la brillante oratoria de mi admirado Norman, los exquisitos taquitos de queso Grana – Padano y, sobre todo, de un vídeo que se proyectaba continuamente en la pared, en interminable bucle, y del que me costaba despegar mi atención. Parecía un vídeo de automóviles ¡pero era muchísimo más!

Al salir a la calle, y mientras pensaba en localizar el mencionado video en internet, me encontré de sorpresa y por primera vez -es lo que tiene ser de “provincias”– a Rafael Moneo, quien posiblemente se dirigía a la inauguración. El “shock” fue memorable, por lo que dejé de pensar durante un rato en el dichoso vídeo para regocijarme en la idea de que había podido ver en persona, y en el mismo día, a los dos arquitectos, aún vivos, que mas han influido en mi formación. De vuelta a la tierra la cuestión del vídeo comenzó a convertirse en una obsesión recurrente, pues no lo localizaba por sitio alguno. Hasta hoy.

Por fin lo he encontrado. Me ha embargado la dicha y felicidad y quería compartirla con todos vosotros. Aquí está. No dejéis de ver también este otro vídeo, donde se aprecia una notable evolución de la criatura y su paseito por Masdar. Me da que pensar.

No voy a escribir sobre el Dymaxion porque creo que no voy a aportar nada nuevo, pero si recomendar otros vídeos relacionados. Si este os ha gustado no debéis dejar de ver los siguientes, que son cortos y valen la pena. Espero que disfrutéis de ellos tanto como yo:

Me gustan los automóviles con carácter propio y por eso sigo con mis modelos “vintage”, pero si el Dymaxion II fuera una realidad comercial no dudaría en hacerme con uno. También da mucho que pensar ¿no os parece?